martes, 1 de junio de 2010

MANUAL UNIVERSAL DE AUTOAYUDA



Hay cosas que llegan a nuestras manos de maneras muy curiosas. No esperen una historia como la de Anthony Hopkins y el libro olvidado por el autor, en una estación del metro de New York. Años después el actor, hace la película inspirada en el libro y cuando conoce al autor, Hopkins le cuenta sobre su encuentro con ese texto y el escritor le cuenta como lo perdió ese mismo día, en esa misma estación del metro. (Al menos esa fue la historia que me contaron hace casi un año, si no es exacta es culpa del que me la contó).

Mi historia es más simple, amo leer (entre otras cosas) y gracias a la labor de la gente de ReLectura, ahora tengo una montaña de libros para darme gustito. Este sistema de intercambios de libros en espacios públicos, me parece una alternativa creativa para incentivar la lectura y para hacernos salir de nuestras cuevas modernas y relacionarnos con la gente del mundo exterior.


En uno de estos “Cambalaches” encontré un libro llamado “MANUAL UNIVERSAL DE AUTOAYUDA” de José Luis Palacios. Lo vi, pero no lo tomé sino hasta la 4° o 5° vuelta. La portada no era llamativa y como estoy sometida a los estímulos del “Pavo real”, igual que todos, no le paré mucho. Debo reconocer que muy come-flor y todo he sido cachetada por el proverbio de “no juzgues un libro por la portada”, literalmente.



El libro “MANUAL UNIVERSAL DE AUTOAYUDA” es el resultado de la recomendación de publicación del Jurado del Premio “Arístides Rojas”, Mención Cuentos, de la Contraloría General de la República, hace 19 días, 01 mes y 11 años al momento de la redacción de este post y aunque forzada o halada de los pelos, esa es mi historia curiosa. Pasó todo este tiempo y la única forma que puedo imaginar para que el mismo llegara a mis manos tenía que ser por un intercambio de libros, pero más allá de eso quiero que la historia curiosa continúe, cuando algún otro encuentre este mismo libro. Más adelante les contaré cómo.



Los catorce cuentos que nos regala José Luis Palacios, son una delicia. Cuando sea grande quiero escribir algo así.



Comenzando con “El toso sordo y ciego”, el cuento de desesperanza y agobio, de una viuda cornuda y embarazada, que encuentra la evasión de un terrible presente, mediante el sexo fortuito con el plomero de confianza de la familia, para darse cuenta, que después del orgasmo, el dolor es el mismo.


“Dos Francesas”, el sueño dorado de cualquier mochilero en Europa.


"Dama de la high”, Me causó mucha gracia, me hizo recordar a la esposa de un corredor de seguros para el cual trabajé hace algún tiempo, es que el cuento y la señora que asocié con la historia son el vivo retrato de la Venezuela snob, chanchullera, ta´barato dame dos, de la cuarta y de esta también.



“En el campus”, tan cortito y tan bueno, reí como una loca con la vergüenza y desdicha del pobre “gallo” y la mala pasada de sus gases intestinales ante la única oportunidad de la que pudo ser su gloria.



“Cuento policial”, una historia que nos promete ser del género negro, pero nos enfrenta con una realidad que se vivió durante la cuarta y que en la quinta solo ha cambiado los actores del drama.



“En un abrir y cerrar de ojos”, Los cachos… tema recurrente en casi todos los cuentos. El deleite por montarlos y el terror por ser descubiertos. Este termina con un aire de Alfred Hitchcock.


“Cronoclasmas”, dos paradojas temporales “tiempo – espacio”, con la reflexión eterna de la humanidad y el Cristo Redentor; y el terror de los eruditos de la literatura, que las grandes obras se pierdan y otros interpreten lo que les dé la gana.



El “Bloqueo”, me hizo recordar a un escritor que conozco y que algún día dijo que los bloqueos son el paso previo a la gran creación. La verdad, lo quiero mucho, pero no sé porque, siento que después de mucho premio y reconocimiento él, al igual que casi todos los escritores, son como el de este cuento.



“Uno de tombos y universitarios” , este si cumplió su promesa de historia negra, con un cuerpo, un investigador, un genio de la informática y un asesino. Todo un cuento de policías.



En “Ars amandi”, el autor se lanzó una de sexo fiki que me dejó muy perturbada. Ósea que logro su objetivo.



Los “Helado en la costa”, te llevan a esas playas venezolanas llenas de oportunidades, que en ocasiones es mejor dejarlas pasar.




“Nota de suicidio”, una vez más un cacho, una vez más me habló de las promotoras en licras, una vez más me contó el cuento que terminó como no debía, pero que le quedó muy bien.



En el “Test”, me mantuvo en tensión desde el inicio hasta el final y el final fue como el de Lost, así que sí lo llegan a leer después me cuenta cuál creen qué es el resultado del Test.



Y para finalizar “Las formas del juego”, otra vez vi reflejado a alguien que conozco y en esta ocasión el paisaje, las situaciones y hasta la cara del personaje me las apropié. Para mí, este cuento es cíclico, pasa cada año escolar. ¡Los profesores universitarios son un vaina seria!




En definitiva, es una escritura amena, cercana, muy al estilo los nuevos exponentes de la literatura nacional, pero José Luis Palacios tiene un rato más en este camino, es Licenciado en Matemáticas (Universidad Simón Bolívar, 1976) y Ph.D. en Matemáticas (University of California at Berkeley, 1982). Se desempeñó como profesor de Teoría de Probabilidades en el departamento de Cómputo Científico y Estadística de la Universidad Simón Bolívar, en la cual tuvo el cargo de Vicerrector Académico durante el período 2001-2005. En el área literaria tiene varios premios (Bienal Alfredo Armas Alfonso 1994; Concurso de cuentos de El Nacional 1995; VI Concurso Nacional de Literatura de la U.C.V. 1998; Bienal de Calabozo 2004) y sus cuentos han aparecido en diversas antologías nacionales y extranjeras. Tiene publicados cinco libros de relatos: Procesos Estacionarios (Fundarte 1988), Paseos al Azar (Fundarte 1994), Textosterona (Fundarte-Equinoccio, 1995), Decágono (Memorias de Altagracia-Equinoccio, 1999) y Manual universal de autoayuda (Contraloría General de la República, 1999).
Lo último que encontré sobre el autor fue una entrevista en el “Diario Noticias de Álvala” de España, del 02 de septiembre de 2.009, de la que infiero, cruzó el chaco y se quedó por esos lares, si no es así y alguien tiene otra información espero deje su comentario.





Para culminar la reseña que ya parece cuento de nunca acabar, les comento que por esas cosas de la vida, en la semana de la lectura me regalaron un volante de la gente de “YO LEÍ ESTE LIBRO” tremenda iniciativa, y siguiendo las instrucciones, ya firme el ejemplar del cual hago esta reseña, así que me dispongo a dejarlo en el próximo "Cambalache" de ReLectura, aun no me atrevo a abandonar un libro solo y desamparado en la calle.










5 comentarios:

Jeroh Montilla dijo...

Tienes madera de buena lectora. Me gusta tu reseña. Una vez me topé con este libro y el título me hizo dejarlo de lado. Después de tu comentario no lo dejaré pasar por segunda vez. Te felicito, gracias. Abrazos.

La Perfecta dijo...

Nyna!
Muchas gracias por unirte al plan! :)

Déjalo donde quieras, la idea es que alguien lo encuentre sin importar como!

Un abrazo

Colectivo: Poética de los Nadie. Voces Recuperadas dijo...

hola te invito a conocer mi blogspot:
Anglosajones y demonios° dame tu opinion°°°°°°!!!!!!!!!!

Nyna K. dijo...

Jeroh, muchas gracias por visitar esta ventanita virtual.
Tal como comenté en la reseña, el proverbio de “no juzgues un libro por la portada”, literalmente se aplica a este caso.
Sí estás en Caracas, tal vez lo encuentres en la Plaza Altamira o en el Centro de Arte la Estancia, si lo ves no le dejes escapar.

Perfecta, gracias a ti por tan original sistema. Como verás ya decidí donde lo dejaré.

Arturo, Gracias por la visita. Con mucho gusto lo veo y te cometo.

Jose_Kunita dijo...

YO TAMPOCO PODRÍA, NYNA. KIEN SABE QUÉ DESASTRES PUEDE LLEGAR A HACER.. JAJA ;)